Los humanos somos indiscutiblemente impredecibles, en consecuencia nuestras actitudes se manifiestan de igual modo. La herencia, el entorno y nuestra propia esencia son los elementos fundamentales que moldean nuestras conductas....

En cada cuento o escrito se encuentran enmarcados un comportamiento diferente, una naturaleza diferente, un demonio diferente....

domingo, 17 de octubre de 2010

Ajedrez



Pleno mes de febrero, el calor azotaba la ciudad mientras Martina terminaba de atender en su consultorio, decididamente toma el teléfono y marca un número, un número que sin saber le quebraría y le arrancaría lágrimas…..
-Hola Richie soy Martina!!!
-Hola Martina, qué gusto escucharte!!! A qué debo el honor?
-Sabes Richie, sólo quería decirte que deseo y acepto aquella vieja invitación para ir al cine y luego a cenar……
-Lo siento Martina, pero acabo de tomar compromiso con Susana, mañana saldré con ella!!!!
-Richard, no puedo creerlo!!! Cómo ha sucedido? Nunca la has tolerado…., no comprendo!!!
-Mira Martina, las cosas de dieron de esa manera, otra vez será…..
Martina sintió que el mundo se le derrumbaba, hacía años que conocía a Richard y siempre supo que la amaba tanto como ella a él, pese a que ninguno de los dos fue capaz de confesar sus sentimientos. Qué demonios que le habría ocurrido para tomar semejante decisión? Esa noche le fue imposible conciliar el sueño, daba vueltas en la cama, con la mirada clavada en el techo una y mil veces se preguntó por que? Richard no soportaba a Susana, sabía que era fabuladora, que le fascinaba manipular a las personas, que mentía, que su vida estaba basada en una gran nube de humo y sin embargo……Sus ojos hinchados de tantas lágrimas derramadas pedían calma, decididamente se dijo así misma que debería tomar distancia y con ese pensamiento se durmió.
A la mañana siguiente llega a su consultorio temprano como siempre, comienza a revisar las historias clínicas de sus pacientes sin lograr concentración, sabía que era el día clave. Al poco de regresar a su casa, suena el timbre y acude a abrir la puerta, no esperaba a nadie, pero su sorpresa fue mayor cuando vió a Richard apoyado en su puerta con un ramo de rosas rojas en la mano.
-Hola preciosa!!! Son para vos!!!
-Gracias Richard, pasa a tomar café.
El café se transformó en cena y luego en sobremesa, Richard le confiesa las sensaciones ingratas de ese día fatal y su arrepentimiento, pero Martina se había prometido hacerse a un costado y sólo escucho. Luego de terminar el café Richard se despide con un beso rozándole apenas la boca……
Pese a que Richard y Martina se veían prácticamente a diario, cruzaban palabras y se saludaban amablemente, al cabo de un mes él se aparece repentinamente por su consultorio con el firme propósito de invitarla a cenar esa noche, se comprometió a pasarla a buscar por su casa. Disfrutaron de una exquisita velada, en la intimidad del restaurante la charla tomaba un color, tal vez esperado, él le confiesa abiertamente su gran amor. Terminan la velada con un café en casa de Martina, la situación no daba para más, comenzaron a besarse suavemente hasta alcanzar besos apasionadamente descarados, culminando con el más hermoso acto de amor que jamás habían tenido….
Susana no podía resignarse a perder a ese hombre, no podía aceptar que la haya tomado y la haya dejado sin más, no era justo!!! Quería una revancha. Pidió explicaciones a mas no poder, le persiguió por donde fuera, estaba completamente alienada y fuera de control, Richard ignoraba la mala pasada que le jugaría el destino, sin embargo le ocultó a Martina el tormento que estaba viviendo, porque no quería lastimarla y deseaba más que nada preservarla de toda esa locura… Pero fue Susana quien, con absurdos argumentos, deja entrever a Martina que su relación con Richard es apasionada y vigente……


1 comentario:

  1. Triste juego del destino en que los amantes se convierten en peones de este cruel agresor.

    Besos Sibaris, gran cuento.

    ResponderEliminar