Los humanos somos indiscutiblemente impredecibles, en consecuencia nuestras actitudes se manifiestan de igual modo. La herencia, el entorno y nuestra propia esencia son los elementos fundamentales que moldean nuestras conductas....

En cada cuento o escrito se encuentran enmarcados un comportamiento diferente, una naturaleza diferente, un demonio diferente....

miércoles, 22 de agosto de 2012

El escorpión.



Laura, poseída por una extraña sensación de triunfo, se sentía flotar en el aire, estaba totalmente enajenada! Había cerrado un contrato con una multinacional, para manejarle toda la publicidad del siguiente año.

Deja las oficinas de Puerto Madero y se dirige al estacionamiento a retirar su auto, ya dentro de su cabriolet, toma por la Av. Moreau de Justo camino hacia el puerto, que luego la llevaría a su propia oficina en zona norte.

Le encantaba ir por ese camino, pues conducir por la avenida con el río a su lado la distendía, disfrutaba mucho eso, la hacía sentirse libre....En un punto de la Av. Costanera, un semáforo le obliga a detener su marcha, como es su costumbre, mira a su alrededor y a su lado se había detenido un bello auto importado color gris plata, conducido por un hombre de unos cincuenta y pico, quien al verla, tan bella, le dedica una sonrisa, a la cual Laura responde gentilmente.

Esa mañana, Laura estaba en su estudio, repasando los diseños de unos trabajos que tenia para entregar próximamente, cuando la secretaria irrumpe informándola que en la recepción había un señor que preguntó por ella, que no tenía cita previa, pero deseaba ser atendido únicamente por la Sra. Laura Green.

Tanta impetuosidad y arrojo por parte del hombre, despertó en ella cierta curiosidad, que accedió a atenderle. Ve entrar a un hombre maduro, quizá un par de años más que ella, no muchos más, muy elegante, no muy alto, cabello oscuro. En el aire se confunden sus perfumes, se presenta como Julián Sánchez Delgado, Laura le tiende la mano, se funden en fuerte apretón, luego él se la besa....Mientras tanto Julián explica a Laura su proyecto, ella contemplaba confundida la imagen de ese hombre, lo conocía ...., dónde lo había visto?
Habían transcurrido algunos meses, Laura y Julián seguían discutiendo las ideas de aquel proyecto, cambiando dibujos, colores y hasta conceptos, tanto tiempo habían dedicado a ese trabajo que entre ellos había nacido una gran amistad, comenzaron a compartir otras cosas. Con el tiempo esa amistad se fue transformando en algo más profundo y aquella noche luego de una excelente velada, deciden colocar el broche de oro en casa de ella, flotaban, explotaban, disfrutaban y saboreaban cada momento que estaban juntos. Julián se había convertido en el mejor de los amantes, Laura luego de su viudez jamás había sido amada de semejante manera, al punto que comenzaron a surgir proyectos en común, que ya estaban tomando cierta forma.
Ella tenía en vista una casa con parque, como él quería, cómoda, amplia, con detalles de buen gusto. Cada vez que se daba la oportunidad Julián le sugería que se despojara de algunos bienes que ella poseía en propiedades y valores en bonos y divisas para reinvertirlos en los negocios de él, de ese modo quedaría sellado por siempre el gran amor. No conforme del todo, Laura dilata su enlace con Julián y embargada por un sentimiento de desconfianza que comienza a apoderarse de ella, comienza a investigarlo en profundidad.
Pudo recordar que este hombre, era aquél que una vez la saludó en el semáforo de la Av. Costanera, cuando volvía de cerrar con la petrolera, que se trataba de un pobre pelagatos que no tenía donde caerse muerto, el apartamento que decía ser de su propiedad lo alquilaba y sus escasos ingresos se le diluían en una buena parte en la cuota del auto que tenía para impresionar y hacer rostro con las mujeres que levantaba a diestra y a siniestra. No lo podía creer, no salía de su asombro, pese a que sus sospechas le rondaban en la cabeza desde hacía un buen tiempo, ahora tenía todo documentado y en sus manos, sin poder dar crédito a lo que veía.

Mientras leía aturdida la información de su “amante”, recibía en su móvil, la llamada de su mejor amigo: querida Laura tengo que hablarte sobre Julián Sánchez Delgado......





6 comentarios:

  1. cuántas veces pasan cosas asi... conozco más de un caso. terribles desilusiónes que se viven a veces.

    muy bueno y atrapante

    me gustó mucho

    beso grande

    ResponderEliminar
  2. Ay, lo más tremendo de tu historia hay casos que se asemejan.
    Me sucede como a Vir, conozco casos, terribles desenlaces y algunas mujeres no lo ven a tiempo.
    Muy buena tu historia

    ResponderEliminar
  3. Hola Vir, hola Cantares!!!
    Pues claro que el mundo está lleno de vivillos enamorados de la billetera de las mujeres, el caso es darse cuenta y desenmascarar a estos sinvergüenzas amigos de lo ajeno.
    Este cuento fue el primero que escribí, creo que Alondra se acordará en que época, tal vez tres años y fue a pedido de ella, y luego en el blog que tuviéramos juntas, comenzó mi caradurismo a darle duro al teclado!!
    Tenía ganas de contárselos y me pareció que esta era una buena oportunidad!!
    Un fuerte abrazo a ambas!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Sibaris! Me alegro volver a leerlo, este cuento concursó en el primer certámen de cuentos cortos de nuestra página "saborconestilolatino", y si no recuerdo mal fue de los favoritos, pasamos una bonita tarde mientras pensabas que título ponerle... Ambas somos muy positivas y creemos que esos personajes, como el que describes, al final se clavan a sí mismos el veneno.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Lo recuerdas Alondra????!!!!
    Así es, el cuento refleja otro producto mas de la oscuridad humana....
    Un abrazo fuerte amiga.

    ResponderEliminar
  6. Sibaris, me gustó mucho este cuento, se ve que notodas caen bajo el aguijón del escorpión.

    Un beso, bermejo.

    ResponderEliminar