Los humanos somos indiscutiblemente impredecibles, en consecuencia nuestras actitudes se manifiestan de igual modo. La herencia, el entorno y nuestra propia esencia son los elementos fundamentales que moldean nuestras conductas....

En cada cuento o escrito se encuentran enmarcados un comportamiento diferente, una naturaleza diferente, un demonio diferente....

martes, 22 de febrero de 2011

Maldito seas poder!!!


Hace un tiempo sentí la necesidad de escribirle al Hombre, manifestando mi desilusión y descontento por su mano depredadora y su profunda avidez por el poder. Pero hoy me ocurre algo diferente, el sentimiento que me embarga no es aquel que sentí esa vez, sino que es mucho más fuerte, siento un dolor muy profundo y una gran tristeza que se suman a una tremenda sed de justicia.

En menos de veinte días hemos sido espectadores del demoníaco accionar de dos bestias, dos bestias con nombre y apellido, sí me refiero a Hosni Mubarak y a Muamar Khadafi, dos alimañas fosilizadas con la única pretensión de perpetuarse en el poder sin importarles como!! Terribles dictadores que se creen dioses, cuyo placer absoluto es manejar las vidas de sus pueblos y hasta decidir la muerte.

Estas bestias, que debieran estar encerradas en jaulas inviolables, ciegas y enfermas de poder no se dan cuenta que el mundo está cambiando, que el liderazgo debe ser abierto y no represivo, aún en oriente medio cuya cultura es diferente a la occidental, pero que, sin embargo, sus muertes le duelen al planeta dentro del cual tenemos que convivir.

Este manifiesto, muy lejos de ser un pensamiento político, pretende ser una microscópica colaboración al llamamiento solidario del mundo entero por los pueblos inocentes víctimas de “la bestia” infame, soberbia y asesina cuyas garras están asidas al poder con el más absoluto desprecio por la vida.

A esa bestia le pregunto cuánto placer le provoca el derramamiento de sangre, cuánto placer y emoción le provoca manejar la vida y decidir la muerte de su pueblo? Pero tenga en cuenta que usted no es Dios, apenas es un pobre mortal!!!!

2 comentarios:

  1. Me adhiero.
    Los asesinos sin distinción de origen o patria son seres aborrecibles a los que todos deberíamos condenar.
    Imponer las ideas por la fuerza o con derramamiento de sangre es de bestias primitivas.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Cantares,
    Gracias por compartir mi pensamiento!! Este asesino debería abandonar el poder ya mismo, y pagar por el daño que su aborrecible actitud causó!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar