Los humanos somos indiscutiblemente impredecibles, en consecuencia nuestras actitudes se manifiestan de igual modo. La herencia, el entorno y nuestra propia esencia son los elementos fundamentales que moldean nuestras conductas....

En cada cuento o escrito se encuentran enmarcados un comportamiento diferente, una naturaleza diferente, un demonio diferente....

domingo, 31 de julio de 2011

Inmadurez.

Einstein dijo: "Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos"

¡Cuánta razón encierra la frase del célebre científico! Sin embargo éste pensamiento me llevó a observar la cara opuesta del mismo, es decir “la inmadurez” y puntualmente  la de carácter emocional, afectiva o conductual, fenómeno muy frecuente en estos tiempos. Si miramos detenidamente a nuestro alrededor nos encontraremos con muchos ejemplos cuyo comportamiento  y/o pensamiento no responden al momento cronológico en cuestión.

La madurez no es sinónimo de “edad avanzada”, podemos llegar a término dentro de cualquier edad, como también podemos no alcanzar ese punto nunca en la vida. Sin embargo a diario nos enfrentamos con personalidades cuya diferencia entre la edad cronológica y la edad “mental” es muy notoria.

Cuántas veces nos hemos cruzado con personas descontentas con lo que hacen, con lo que tienen y en definitiva con lo que son? Muchas veces, verdad? Es que no es nada fácil mirarse hacia adentro y encontrarse, saber quiénes somos, hacia dónde vamos y hasta dónde debemos llegar, Aceptarnos como somos y conocernos muy bien desde lo actitudinal hasta nuestras propias limitaciones y a partir de esta consigna pienso que podríamos comenzar a transitar por el camino de la tranquilidad y felicidad.

Seguramente a partir de nuestro propio conocimiento comenzaremos a forjar una personalidad fuerte y madura, sin inestabilidades emocionales, convirtiéndonos en seres responsables  e inteligentes, con firmeza en las ideas y proyectos de vida, capaces de cumplir los objetivos alcanzables que nos trazamos en todos los aspectos, ya sean personales, afectivos, laborales, culturales, etc.; pero para que se cumpla esta figura debemos tener mucha voluntad y constancia, sin dejarnos seducir por lo fácil, lo superfluo o lo chato reforzando nuestros principios éticos y morales.

¡Qué importante es conocernos muy bien! De este modo nos estamos garantizando una vida libre de frustraciones y plena de felicidad.


8 comentarios:

  1. ¡Hola querida amiga! Tema muy interesante, quizás a todos nos gusta apoyarnos en el hombro del otro, lo malo del asunto es cuando dependes casi totalmente de otras/os para pensar o decidir y esto es fatal. Además su inseguridad les lleva a una rivalidad que se convierte en envidia, orgullo herido, hostilidad...Es más, se aprovechan de su debilidad para dar pena y parecen atraer todos los conflictos, porque no aceptan las cosas negativas que vengan en la vida.
    Sinceramente puedo caer en su lazo pero tan pronto me doy cuenta vuelo lo más lejos posible, te aseguro que la enfermedad es muy infeciosa.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el nuevo estilo de tu blog.
    Pensando en tu post, me viene a la mente una frase- de Socrates, creo- primero conquistate a ti mismo, ser una mejor presona no es tarea de un solo día, sino algo del día día,si algo estoy aprendiendo es hacer mi camino, si puedo ayudar en proceso a alguien, bien, pero si mre topo con una relación nociva voy alejandome, de ella, poco a poco para que haya el menor daño posible, y ambos maduramos en el proceso, espero, pues la verdad es que los otros sólo precisan encontrarse a sí mismos.

    Un beso, Sibaris.

    ResponderEliminar
  3. Hoy en día veo una parte de la sociedad, por lo menos de la que me rodea a mi, una tendencia a la inmadurez, la dependencia, la irresponsabilidad, adolescencias extendidas hasta edades avanzadas. Posiblemente sea una etapa de la sociedad, no lo se
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada. Me hizo acordar a una película de Harold Ramis, que dieron justo anoche y que aquí se tituló "El día de la marmota". La anécdota es sencilla pero efectivísima: un mal bicho, presentador televisivo del pronóstico meteorológico, que vuelve a despertar una y otra vez el mismo día (2 de febrero) y la cantidad de vidas (y muertes) que necesita para destrabar de esa condena de vivir entre el sarcasmo y el odio y, por supuesto sin amor. El "Conócete a tí mismo" inscripto en el frontis de un templo en Delos, que luego retoma Sócrates, motivo de tu entrada y que también destaca Lynette, es ese viaje indispensable -de ida y de regreso- hacia uno mismo en busca de la libertad, que es también el camino de la igualdad y la justicia, sin las cuales no existe el amor. Lindo el blog, Sibaris. Saludo cordial.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno.
    En una primera lectura comparto totalmente el contenido… Pero qué pasa cuando a un ser humano normal-adulto-responsable y todos los etc. que deseemos incorporar mediante una situación externa imponderable “se le modifican” al menos en parte las “estabilidades emocionales”…
    Creo que ahí es dónde está "la eterna adolescencia" (que no es eterna, simplemente cambian loa sujetos) de nuestra sociedad. El pretender vivir buscando la libertad, puede llevar a ese tipo de inestabilidad... Caso opuesto: aceptar las construcciones hechas y "violín en bolsa" si tu libertad que era libre te termina encadenando en una libertad aparente... Creo que es muy complicado...

    ResponderEliminar
  6. Hola, este comentario es para avisarte que eres nuestro blog destacado, y que estarás una semana en la portada de Punto Hispano a partir de este día.

    ResponderEliminar
  7. Sibaris, nadie te garantiza una vida libre de frustraciones y plena de felicidad. No pidas tanto. La frustración es el motor que mueve al mundo, al menos en España, donde son miles los frustrados (no pueden alcanzar ni el objetivo mínimo) pero también muchos los felices ignorantes.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ola, dulce Demonio! Debo confesarte que estoy muy cómodo en mi mundillo de Nuncajamás. Las ostras que me albergan me consideran su perla mas preciada y, pues ni modo, yo les dejo creérselo. Pero, claro, es que soy un atorrante. (Sin embargo, se que tienes razón) FELICIDADES por ser el blog destacado. Te lo tienes mas que ganado. Un abrazo gourmético

    ResponderEliminar