Los humanos somos indiscutiblemente impredecibles, en consecuencia nuestras actitudes se manifiestan de igual modo. La herencia, el entorno y nuestra propia esencia son los elementos fundamentales que moldean nuestras conductas....

En cada cuento o escrito se encuentran enmarcados un comportamiento diferente, una naturaleza diferente, un demonio diferente....

lunes, 27 de febrero de 2012

Prejuicios

"El tipo más noble de hombre tiene una mente amplia y sin prejuicios. El hombre inferior es prejuiciado y carece de una mente amplia".
Confucio.

¡Qué gran verdad! Sin embargo, cuánto nos falta crecer para alcanzar la grandeza que señala el filósofo chino, tal vez debiéramos repasar un poco la doctrina confuciana y posiblemente nos acerquemos  a la perfección…

Los prejuicios o previos juicios, como mejor nos guste, son algo así como “el pan bajo el brazo”, los traemos desde que nacemos, obviamente, en la medida que vamos creciendo y desarrollando más capacidades, nuestra percepción sobre realidad se va modificando, por tanto, el prejuicio tomará otras formas, pero es difícil que desaparezca.

Tener prejuicios está muy mal visto por la sociedad, sin embargo, quién más o quien menos prejuzga abierta o subrepticiamente, pues en definitiva no tenerlos implica la comprensión y la consecuente aceptación de toda condición individual o social y ¿habrá ser sobre la tierra con esa capacidad? Sincerémonos y repasemos nuestras actitudes, seguramente alguna vez hemos discriminado a aquella o aquellas personas que no responden a un determinado estereotipo, como por ejemplo la sexualidad, religión, raza, ideologías políticas u otras preferencias.

Muchas veces, solemos emitir opinión sin conocimientos profundos de las personas, de determinadas cosas o de tales o cuales situaciones, parecería hasta muy normal que “etiquetemos” todo, es normal tener presunciones, pues pensamos que esta percepción nos ayude a sobrellevar las circunstancias, sin embargo la visión negativa nos predispone a adoptar una postura equivocada, que se evidencia mediante nuestras actitudes, gestos, palabras, etc.

No existen dudas que todos llevamos consigo algún que otro prejuicio….






4 comentarios:

  1. Lo que nos hace grandes de espíritu es permitirnos aprender de los errores
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asì es, es casi una obligaciòn aprender de nuestros propios errores, pero previamente habrà que verlos. Tambièn nos engrandece aprender de lo bueno y de lo malo de otros, en definitiva, cuànto màs se abra nuestra mente, màs grande seremos...
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Hola querida amiga! sabes, lo peor de los prejuicios es el daño que causan a nuestra propia vida; a veces, es difícil desterrarlos de nuestra mente; nuestro edificio se construyó con ideas de otros y a lo largo del camino tenemos que ir modificando puertas, ventanas e incluso cambiar el tejado, de lo contrario no podemos evolucionar.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi querida amiga!
      Es muy cierto eso, ¡cuàntas ideas equivocadas habrà en nuestra mente!algunas nos torturaràn otras nos daràn ilusiòn, lo importante es que se sitùen lo mas cerca posible de la realidad...
      Un abrazo.

      Eliminar