Los humanos somos indiscutiblemente impredecibles, en consecuencia nuestras actitudes se manifiestan de igual modo. La herencia, el entorno y nuestra propia esencia son los elementos fundamentales que moldean nuestras conductas....

En cada cuento o escrito se encuentran enmarcados un comportamiento diferente, una naturaleza diferente, un demonio diferente....

sábado, 14 de abril de 2012

El engaño a sí mismo

.
"El hombre emplea la hipocresía para engañarse a sí  mismo, acaso más que para engañar a otros".
Jaime Luciano Balmes.          

Muchas veces caemos en la trampa de engañarnos a nosotros mismos, pero no debemos confundirnos, pues en la galería de auto engaños podremos ver algunas variedades y cada una de ellas responde a diferentes motivos, desde el más inocuo hasta el más pernicioso. En el ámbito comercial es muy frecuente al auto engaño, pues todas aquellas personas quienes deban comunicar un determinado argumento “lo compran” previamente, puesto que  la convicción es la base primordial  para que la idea tenga llegada. En realidad este mecanismo es totalmente inofensivo para el emisor, sin embargo no siempre lo es para el receptor, ya que acaba de comprar un objeto o un intangible mediante una simple imposición.

Si corremos un poco la mirada y nos situamos en los aspectos personales, seguramente observaremos a muchas personas con una visión y un convencimiento absolutamente subjetivo, colocándolos  muy lejos de lo que podría llamarse real; creo que esto podría responder a un mecanismo de autodefensa, evitando que factores externos provoquen sufrimientos, pero la percepción distorsionada de la realidad, aunque su desarrollo sea elaborado en función de protección, es un claro signo de inmadurez, de inseguridad y de capacidades, pues el auto engañado jamás podrá reconocer esta falla, aún cuando otras personas intenten hacerle ver “la realidad” y si eventualmente lograran verla, lo seguirán negando.

Hay quienes recurren a este artilugio con la finalidad de obtener todo aquello que se les ocurra, para lo cual se valen de argumentos y hechos demostrativos de la falsa realidad, indudablemente comienzan por comprar ellos mismos esa “verdad” y subestiman a sus interlocutores sin ningún tipo de contemplaciones ni culpas, puesto que el mentiroso fue quien primero compró la mentira y porque además siempre se vincularán con personas que indudablemente se dejen subestimar.
Lo más saludable es transitar por la senda de la verdad….









2 comentarios:

  1. Uno de los grandes males de la actualidad, tanto se machaca que al final se cree, o al menos se duda, y eso es lo que busca el mentiroso, debe ser tal la mentira que hasta que el mismo siente que es verdad. La hipocrecía se ha convertido en una herramienta política, comercial y cultural, basta con leer algunos libros paradarse cuenta de la cantidad de araneros que conviven en la sociedad.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es asì roberto, todo pasa por nosotros mismos, desde lo individual, debemos ser sinceros con nosotros mismos...

    ResponderEliminar